Autismo - TEA

No existe ningún fármaco para el autismo como entidad propia.

Hay una amplia variedad de propuestas de intervención para el abordaje del autismo. No obstante, no tantas aproximaciones están sostenidas desde un punto de vista de investigación.

Una rama de la Psicología- el Análisis Conductual Aplicado6 - es la que ha proporcionado mayor cantidad de estudios científicos de calidad- publicados en revistas con criterios de revisión metodológica- demostrando la eficacia de diversos procedimientos y técnicas conductuales en la reducción de comportamientos inapropiados, así como en el aumento de conductas y habilidades.

El Análisis Conductual Aplicado ha acumulado a lo largo de más de 30 años evidencia empírica de forma inductiva para el tratamiento del autismo. Ha sido tan sólo en las dos últimas décadas que ha habido estudios publicados de programas globales de tratamiento con resultados positivos para niños muy jóvenes con autismo. En la Universidad de California Los Angeles (UCLA), Lovaas y sus colaboradores llevaron a cabo un estudio controlado de una intervención psicosocial, basada en técnicas y procedimientos del Análisis Conductual Aplicado, conocido genéricamente como Terapia Conductual Intensiva y Temprana (ICIT)

Artículo completo 1987 PDF (50 Kb)

Artículo completo 1993 PDF (117 Kb)

Diecinueve niños con autismo fueron tratados intensamente con terapia conductual durante un promedio de 2 años y fueron comparados con 2 grupos control.

El seguimiento a la finalización del tratamiento evidenció que casi la mitad de los participantes (47%) en el grupo experimental adquirió un funcionamiento intelectual normalizado (media CI=107), con aumentos de coeficiente intelectual de 37 puntos en promedio y escolarización ordinaria independiente. Un 40% obtuvo puntuaciones de CI en el intervalo de retraso leve (media CI = 70) y emplazamiento escolar para niños con retraso del lenguaje.

Tan sólo 2 niños del grupo experimental (10%) mantuvieron un CI en el rango del retraso severo (media CI= 30) y fueron asignados a clases para niños autistas o con retraso mental. En contraste, de los dos grupos control (40 niños) sólo 1 de ellos (0,04%) obtuvo un resultado de funcionamiento independiente y normalizado. Un 48% de los participantes en los grupos control obtuvo un CI en el rango de retraso leve y un 51% mantuvo un CI de retraso severo y tuvo que asistir a escuelas para autistas.

En resumen, el 47 % de los niños que recibieron intervención conductual intensiva y temprana consiguieron al finalizar el tratamiento una escolarización ordinaria y un funcionamiento intelectual normalizado, mientas que tan sólo 1 niño (0,04%) de los grupos control obtuvo el mismo resultado.

El grupo de Lovaas es quien ha proporcionado, asimismo, los estudios de seguimiento más largo de niños con autismo que habían recibido interevención conductual temprana.

A la edad de 13 años, ocho de los nueve niños del estudio de Lovaas con mejores resultados seguían manteniendo elevados coeficientes intelectuales y estaban integrados en la enseñanza ordinaria sin ningún tipo de asistencia. Además puntuaban dentro de la normalidad en evaluaciones psicométricas de personalidad, sin presentar ningún rasgo de psicopatología.

Los estudios de Lovaas despertaron un fuerte interés en la comunidad científica y sus resultados han sido sometidos a importantes debates, que se centran principalmente en aspectos metodológicos - como la imposibilidad- por criterios éticos- de una asignación completamente al azar de los participantes en los grupos.

Las revisiones por parte de otros autores no han podido negar los resultados altamente impresionantes. El aspecto más controvertido por parte de la comunidad es la calificación que Lovaas asignó a los participantes con mejores resultados como "recuperados" o con "funcionamiento normalizado".

El estudio de Lovaas es reconocido por los diferentes organismos de máxima autoridad en salud mental y educación de Estados Unidos como el más riguroso estudio controlado que ha sido publicado hasta la fecha y que mejores resultados ha obtenido.

Lovaas lideró un proyecto de réplica del modelo de tratamiento UCLA con el apoyo del National Institute of Mental Health de los Estados Unidos, para poner a prueba la replicabilidad de los resultados.

El proyecto de réplica está permitiendo asimismo una importante ampliación de los servicios asistenciales a niños con autismo en otras zonas geográficas, que pueden recibir un tratamiento de calidad y de base empírica como consecuencia de los requerimientos de formación y supervisión clínica que exige el protocolo del proyecto de réplica UCLA.

Existen 23 centros, mayoritariamente norteamericanos, que participan en el proyecto de réplica de la terapia desarrollada por Lovaas.

En España, la Fundación Planeta Imaginario (FPI) participa como miembro activo del proyecto UCLA/Lovaas y cumple los criterios de formación y supervisón requeridos por el protoclo clínico y de investigación. Participa de las sesiones de actualización y seguimiento clínico y científico del grupo UCLA/Lovaas.

Conoce nuestros servicios

En la Fundación Lovaas estamos altamente especializados en programas de intervención intensiva y temprana para niños dentro del espectro autista (EA) y en el programa Lovaas/UCLA.

Leer más

Planeta Imaginario Apps

Desde la Fundación Lovaas apostamos por las nuevas tecnologías como complementos y herramientas de refuerzo para nuestros tratamientos y servicios. Conoce nuestras Apps!

Leer más

Este sitio utiliza cookies, propias y de terceras entidades, para fines estadísticos y de análisis de la navegación de los usuarios a fin de ofrecerles un mejor servicio. Si quiere conocer más sobre las cookies y el uso que hacemos, consulte nuestra Política de cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, entendemos que usted acepta nuestras cookies; recuerde que siempre podrá desactivar y / o revocar su consentimiento siguiendo las indicaciones de nuestra Política de cookies.